Como bien sabrá, la marca SONY estrenó hace poco la tecnología láser en su proyectores. ¿Qué quiere decir esto? Básicamente que estos nuevos proyectores sustituyen la fuente de luz convencional usada hasta el momento por una láser.

¿Qué ventajas tiene?

La principal ventaja de esta nueva tecnología es su durabilidad. Mientras que las lámparas de luz convencionales van perdiendo potencia con el tiempo y hay que reemplazarlas a las 8.000 horas de uso, la iluminación láser prolonga esta durabilidad a 20.000 horas, lo que equivale a 10 años de uso continuado. Esto supone ahorro en costes de mantenimiento además de poder colocar el proyector en lugares inaccesibles y en cualquier posición, a diferencia de los otros.

Otra gran ventaja que tienen los proyectores láser es que se encienden automáticamente sin necesidad de calentar la lámpara. Además ahorran más energía por lo que son más ecológicos. A pesar de lo que se pueda pensar los proyectores láser no ofrecen más definición o luminosidad de por sí, depende por tanto del modelo.

¿Qué desventajas tiene?

Tecnológicamente hablando ninguna en comparación con los proyectores de lámpara UHP. Tan solo que son más costosos que los proyectores tradicionales. Por este motivo los proyectores láser están destinados a usarse por instituciones, organizaciones o empresas que necesitan hacer un uso continuo de estos dispositivos sin la necesidad de preocuparse por el mantenimiento.

De esta forma si bien conllevan una inversión inicial mayor se puede compensar ahorrando en costes de mantenimiento, sobre todo si el acceso al proyector requiere de gran despliegue de personal o seguridad como por ejemplo grandes auditorios donde el proyector se encuentra a varios metros de altura.

Más información sobre proyectores aquí

Fuente: Sony Latin